Manteca de Karité

$6.500

(60 g)

Manteca de Karité pura

La manteca de karite es considerada como un tesoro en el seno de la cosmética, es maravillosa fuente de propiedades para el cuidado de la piel, uñas y el cabello.

Beneficios:

Hidratación: Su principal virtud es su capacidad para hidratar en profundidad la epidermis. Permite a la piel se mas flexible y mantenerse sana.

Nutrición: La manteca de karite pura es rica en vitaminas A, D, E Y F, ideal para nutrir intensamente la epidermis y el cabello.

Protección: Gracias a sus propiedades anteriores, la manteca de karite protege el cuerpo de los efectos del entorno: viento, frio, sol, etc. Además, es muy recomendable tras la exposición solar como calmante cutáneo en caso de quemaduras.

Regeneración y cicatrización: La manteca regenera y repara la piel gracias a su elevado contenido en vitaminas y su poder regenerativo a nivel celular.

Indicaciones:

Piel:

La manteca de karite pura resulta idónea para retrasar la formación de arrugas o líneas de expresión. Gracias a sus propiedades hidratantes y nutritivas, se puede utilizar como crema de día y/o crema de noche.

Permite a la piel conservar su flexibilidad y elasticidad, No dudes en usarla como protección para los labios, codos y talones, formara una película protectora perfecta para combatir el invierno (piel agrietada).

Muy eficiente en reacciones alérgicas, Dermatitis atópicas por su gran poder regenerador.

Cabello:

Además de nutrir el pelo, ¿Qué nos ofrece la manteca de karité para el cabello? Suavidad extrema, por lo que se considera un excelente acondicionador natural. La manteca de karité se ha utilizado durante siglos para calmar los picores del cuero cabelludo seco o la caspa, pues se absorbe con mucha facilidad y no obstruye los poros del cabello.

También es un excelente humectante por sus propiedades grasas naturales, por lo que es ideal para el cabello seco o dañado. Proporciona una hidratación total desde las raíces hasta las puntas, combatiendo el cabello encrespado y reparando aquellos cabellos dañados por tintes, decoloraciones o tratamientos de calor.

Cuerpo:

 

 

3 disponibles

Modo de uso:

Para Rostro:

Puedes aplicarlo en tus manos y frotar para conseguir la contextura aceitosa de la manteca y aplicarlo uniforme en el rostro, en el contorno de los ojos como rutina de noche, también ideal para después del sol para recuperar la hidratación y elasticidad de tu piel. Recomendado para surfistas y deportistas

Corporal:

Aplícalo en tu cuerpo frotando para darle calor y que este penetre bien y en profundidad. Un extra hidratante ecológico que crea una película protectora en tu piel frente a los factores externos y a la vez regenerativa

  • Brazos y las piernas(es ideal tras la depilación )
  • Talones, codos(extrema sequedad y grietas)
  • Cadera, pechos y vientre ( atenúa y evita las estrías)

Para reparar uñas y cutículas. Cuando estés aplicando el karité sobre tu piel no hay nada mejor que acabar con un masaje en las manos, para fortalecer uñas y reparar las cutículas.

Para ganar densidad en tus pestañas. Impregna un bastoncillo con un poco de karité fundido y peina tus pestañas una vez a la semana. ¡Sí, sí lo has leído bien! Es un gran tratamiento fortalecedor.

Cabello Normal:

  1. Derrite dos cucharadas de manteca de karité al baño María.
  2. Cuando veas que está totalmente líquida, mézclalo con tu acondicionador.
  3. Úsalo como de costumbre, no tienes que refrigerarlo, mantenlo siempre en la ducha y a mano.

Cabello muy seco:

Si tu cabello necesita un grado de hidratación y reparación urgente o agudo, los expertos recomiendan aplicarla en el cabello húmedo antes de acostarte a dormir, preferiblemente de medio a puntas, y dejarla reposar toda la noche hasta la mañana siguiente.

Este tratamiento aportará una hidratación inigualable a tu cabello. Al despertarte, solo tienes que enjuagar con abundante agua y utilizar tu champú habitual hasta retirar la manteca de karité del pelo. Es posible que necesites más de un lavado, ya que la manteca de karité es muy grasa.

Cabello dañado o deteriorado

Si tu cabello se encuentra dañado por algún tipo de tinte, decoloración o tratamiento de calor, pero no requiere de un grado de hidratación extremo, los expertos recomiendan:

  1. Aplica una cantidad de manteca de karité del tamaño de una nuez sobre el pelo seco.
  2. Envuelve el cabello en una toalla humedecida con agua tibia y deja actuar entre 30 y 40 minutos.
  3. Por último, repite la operación anterior y enjuaga el cabello con abundante agua y champú, hasta haber retirado por completo la manteca de karité.

Cabello rizado o frizz

Existe una amplia variedad de cremas caseras para definir rizos. Para conseguir un efecto redefinido de tus rizos naturales o pelo afro, puedes utilizar la manteca de karité a modo de mascarilla sin enjuagado.

  1. Coge una pequeña cantidad de manteca de karité con las manos, lo que equivaldría a una bolita del tamaño de un guisante.
  2. Frota suavemente las dos manos hasta conseguir una grasa transparente suave y cremosa.
  3. Aplica el producto con las manos por todo tu cabello, asegurándote que está bien distribuida en todos y cada uno de los rizos naturales.

 

Ingredientes: Producto refinado por procesos físicos que mantienen todas sus propiedades, 100% pura y natural. Compuesto principalmente de ácido palmítico (2-6%); ácido esteárico (15-25%); ácido oleico (60-70%); ácido linolénico (5-15%); ácido linoleico (<1%), así como una original fracción insaponificable que le confiere una gran capacidad hidratante y emoliente.